En estas prendas auno dos de mis pasiones: la ropa íntima y el cultivo de flores.

Era momento de unirlas, de crear prendas hermosas con la belleza efímera de las flores, plasmar en una prenda la delicadeza de la textura de una flor, sacar su color, dejarlo impreso en el algodón para siempre, es como crear un lienzo único, cada prenda es irrepetible, es diferente, y me parece precioso que cada una podéis llevar el vuestro único y diferente.

He elegido y probado con cuidado las flores adecuadas, ha sido probar y probar para saber cuáles tenían un buen nivel de tono y calidad de color, he elegido los tajetes, los cosmos y cartamos. Son flores que cultivo en el huerto, que siembro yo misma y las cuido hasta obtener la mejor calidad, en mi huerto cultivamos de modo ecológico (los productos y métodos utilizados son acordes con la agricultura ecológica, y respetando el medio, creando bidodiversidad) pues queremos fomentar el cuidado y la relación con la tierra que trabajamos. El proyecto de flor cortado ecológica es MERIFLAUERS.

En este proyecto ha colaborado Aitor Bastarrika, tintorero y gran investigador, él ha mostrado una gran paciencia para poderle dar forma y color.